La historia de Paco

Para relatarmos as vivencias vitais dos nosos pais, nais, avós e avoas, eses herois da nosa Emigración...
chouza
Mensagens: 1
Registado: segunda, 06 nov 2006, 05:32

La historia de Paco

Mensagempor chouza » sábado, 07 abr 2007, 00:08

Por sugerencia de algunos roldeiros, he decidido a animarme a contar la historia de Paco, mi padre.
Paco nació en Cee, alla por 1924 dicen que un 2 de septiembre; aunque fué inscripto en otra fecha; cosa muy común por esos días en los registros.
Hijo de Victorina Gómez y de Jesus Chouza, ella original de Carnota y él de Noia.
Fué el décimo hijo de los cuales eran 7 mujeres y 3 varones. Tuvo una infancia bastante feliz, según relataba hasta que comenzó la guerra civil. Mi abuelo Jesus era fontanero y militante del partido socialista en el auge de la segunda república española. También era dirigente sindical en la fábrica de carburos de Brenz, ubicada en la ria de la misma villa de Cee. Con el avance de la guerra, la situación se fué complicando. De sus hermanos varones mayores, no quedó ninguno en el entorno familiar. Suso emigró a Buenos Aires y Pepe enrolado en la milicia, andaba dando vueltas por la península, peleando por una causa que no compartía.
A principios de 1936, entró una mañana la guardia civil al pueblo y se llevó prisioneros a varios personajes, entre ellos mi abuelo Jesus; quién no opuso resistencia alguna, ya que sostenía que nada malo había hecho.
El pobre Jesus nunca especuló con que lo que no era malo para él, si lo era para los otros. Finalmente fué fusilado en Campo da Rata un 9 de diciembre de 1936 junto a otros detenidos, o presos políticos mejor dicho.
Este hecho condicionó definitivamente sus dias en España, que para esta altura ya eran de hambre, sin escuela y desesperación, como la de cualquier niño que a los 12 años pierde a su padre en sutiación inexplicable y por demás injusta para alguien de su edad.
De allí en más todo se tornó un calvario hasta el fin de la guerra ya que estaba inmerso en una familia indefensa (sin hombres, por aquel entonces único sustento posible para cualquier familia) y sin posibilidades de abandonar España hacia Argentina con sus hermanos, ya que debido a su edad podría ser convocado a la milicia.
Finalmente la bendita guerra terminó, y Paco pudo obtener su pasaporte, y el 1° de septiembre del 39 pudo en un ferrocarril que lo sacó de su amada Galicia, atravesar el puente sobre el Miño; y la vista de Tuy fué la última imagen que se trajo en su cabeza grabada a fuego. Ese tren lo llevó hasta Lisboa, donde permaneció una semana.
Allí embarcó en el Highland Monarch, un vapor ingles que lo llevaría haciendo eses (había comenzado la 2 guerra mundial) a la ciudad de Buenos Aires, luego de 45 días de travesía.
El 19 de Noviembre de 1939, Paco llegó a la Argentina, y se convertía en un galleguito más de los decenas de miles que ya habitaban "la quinta" (Buenos Aires por entonces albergaba más gallegos que cualquiera de las 4 provincias gallegas).
Su primer impresión fué la de que nunca aprendería a recorrer y reconocer semejante ciudad; y seguramente debio haber sido fuerte el impacto del cambio de Cee a Buenos Aires.
Una vez allí, buscó trabajo y un paisano (asturiano en este caso) lo empleó en su tienda de ramos generales. Allí aprendió a hacer todo tipo de menesteres; pero lo que más le gustaba del lugar era que podía comer "de todo". Allí volvió a ver después de mucho tiempo, "pan blanco".
Rentaba un cuarto en una pensión, en el barrio porteño de Barracas.
En sus primeros años solo empleaba su tiempo en trabajar, ya que este fué el medio que le sirvió ademas de sustento, como medio para pagar su pasaje y el de algunos de sus hermanos que aún estaban en España. En las noches se dormía entre llantos, rito que nunca pudo romper hasta sus 20 años.
Los domingos visitaba a su madre, que vivía con Teresa, su hermana mayor en la zona norte de Buenos Aires. La abuela estaba enferma de cancer y no estaba muy vital como para hacerse del cuidado de los hijos más pequeños. Finalmente Victorina falleció en 1950.
Para ese entonces, Paco ya trabajaba como mesero. Curiosamente por esos años había que pagar para poder hacerse con el gran botín que suponian las "propinas" que dejaban los clientes. Argentina era por entonces un país sin desocupación, y necesitaba mano de obra; así fué que recibió a millones de inmigrantes, de los paises vecinos y de la europa empobrecida por la obstinación en guerras sucesivas de siglos y siglos.
Hizo muchos y muy buenos amigos, gallegos, argentinos, italianos y se convirtió en un argentino más a la hora de descubrir el futbol. Fanático de Independiente (uno de los equipos elegidos por los españoles, el otro era San Lorenzo), no dejaba de asistir al futbol cada domingo.
Con el correr de los años su capacidad de ahorro le permitió comprarle parte del negocio mayorista de repartos al viejo asturiano, pues que ya había trabajado muchos años el pobre viejo. El se sentía sumamente orgulloso de los logros de Paco.
Ya con todos los hermanos en Buenos Aires, conoció un día a una joven italiana 9 años menor, con la que formalizó casi inmediatamente. Se conocieron en 1954, y se casaron un 19 de marzo de 1955. Ella es Angela Vultaggio, otra inmigrante que amerita unas lineas tan extensas como estas.
Construyeron una casa, tuvieron tres hijos; Graciela, Mónica y quién relata.
Siempre sufrió de morriña; nunca podía hablar de Galicia sin emocionarse. En sus fantasias, no estaba permitida la idea de regresar a su pueblo; sea por cuestiones políticas primero hasta terminado el Franquismo; o por cuestiones econímicas cuando Argentina se empobreció en los años 80 y ya se hacía cuesta arriba poder viajar.
De pequeño recuerdo salidas a romerías, bailes en el centro gallego de Buenos Aires, el Mesón Español, y demás lugares donde se xuntaban paisanos y familiares. En las reuniones familiares (del lado español) si se hablaba en gallego.
En nuestra casa él no hablaba mucho en gallego ya que estabamos rodeados de italianos que en el ceno familiar era la lengua corriente, ya que mis abuelos y mis tios por parte materna vivían al lado.
Nosotros por curiosidad le preguntabamos a mi padre cómo se dice esto, cómo se dice aquello en gallego y el con una sonrisa automática hablaba y decía en la lengua que le enseñó su madre. Una de las cosas que más odiaba del Franquiismo era justamente el que siendo gallego no permitiera que se utilizara el idioma (o dialecto como él calificaba erroneamente por entonces).
Era un tipo orgullosísimamente Español, pero por sobre todas las cosas "gallego". Siempre decía que "no cualquiera es Gallego" y que en Argentina era gallego 2 veces, una por español (asi llamamos a todos los españoles en Argentina) y la otra por ser natural de Galicia.
Nos enseñó los valores del honor, la honradez, y sobre todo a tener dignidad; todos estos valores se aplicarían a la familia y al trabajo.
Nunca dejó de trabajar; solo cuando mayor que enfermó del corazón y cambió de actividad para llevar una vida menos estresante.
Allí entonces pudo poner proa a su querida Galicia luego de 55 largos años.
El viejo titan volvió a la tierra que lo vió nacer. Se deleitó con cada rincón que reencontró, con cada percebe o en cada chouva que comió hasta el cansancio y hasta saciar el vacio que le propino tanta morriña.
Regresó tras 2 meses con exceso de peso y agravando su cardipatía. Allí comenzó una cuesta abajo que no pudo revertir, y que empeoró progresivamente por los próximos 7 años. Creo personalmente que había satisfecho su más íntimo deseo, y que le dobló el brazo al destino. Volver a Galicia, sentir el aire del mar, sus olores, sus raices, su "dialecto" completaron el espectro de ambiciones que se juro cuando desembarcó en la gran Buenos Aires; ciudad que por cierto a esta altura conocía como pocos.
Sus mayores orgullos eran la familia que formó, los hijos que educó en la Universidad a la que él no había podido ir, y sus nietos, a los que invariablemente les falaba galego, ya como un legado de tradición. Miles de anecdotas y refrans decía a sus queridos nietos, ya como depositando una herencia compuesta de lucha, amor, dolor, alegría, simpatía, sabiduría y aunque enfermo con noble y gran corazón....Menuda herencia nos dejó Paco.....
Unha aperta a todos y gracias por este espacio.

sbaezagarr
Socio/a
Socio/a
Mensagens: 684
Registado: sexta, 04 mar 2005, 00:00

La historia de Paco

Mensagempor sbaezagarr » sábado, 07 abr 2007, 21:45

Chouza:

¡Gracias por compartir con nosotros esta bella historia de emigración!

No me cabe duda de que muchos de los que la leerán se emocionarán y transportarán en el tiempo, recordando lo que les fue contado en su familia, respecto de su propia historia de emigración.

Para quienes trabajamos recopilando estas historias desde el archivo de Fillos, es muy importante ver que nuevos miembros también se animan a relatarnos las vivencias de sus Padres y Abuelos y lo que enfrentaron en ese camino de búsqueda de un mejor futuro para ellos y sus descendientes.

¡Hermosa historia la de tu Padre y que orgullo debes sentir por haber heredado esa valentía y ese amor por Galicia!

Un abrazo,
Sandra Baeza
Asociación Cultural Fillos de Galicia
http://www.fillos.org
Eu son Filla de Galiza

vgcano
Mensagens: 2
Registado: sábado, 31 mar 2007, 22:01

La historia de Paco

Mensagempor vgcano » domingo, 08 abr 2007, 00:00

Chouza, muy bueno tu relato, me hizo acordar a mi padre, con una historia, parecida y me has hecho emocionar.
Un abrazo enorme y muchas gracias


Vicente

sromero
Mensagens: 135
Registado: quarta, 24 jul 2002, 23:00

La historia de Paco

Mensagempor sromero » domingo, 08 abr 2007, 04:35

Gracias por compartir tu historia.
Estoy leyendo "Cronica de una represion en la costa da morte: Cee, Vimianzo, Ponte do Porto, Corcubion, Fisterra, Zas". Ya te contare si aparece tu abuelo.
Unha aperta,
Silvia

mariajuana
Mensagens: 562
Registado: segunda, 02 dez 2002, 00:00

La historia de Paco

Mensagempor mariajuana » domingo, 08 abr 2007, 06:23

Chouza: Tu padre solo era un " pequeno rapacín" cuando circunstancias sin razón le robaron la sonrisa...

Gracias por regalarnos su historia.
La cuentas magnificamente, en forma tan real y sentida, que la vivimos e non se pode evitar que unhas bágoas nublen os ollos...

Con alegria vemos que la vida lo premió, con una familia y con poder pisar una vez mas su tierra.
Fué un gallego que hizo honor a su raza y con razón, como hijo, te sientes tan orgulloso de ÉL.

Gracias, otra vez por compartir esta historia, que a todos nos enriquece.!
Un saludo.
mariajuana


Voltar para “Historias da nosa emigración”

Quem está ligado:

Utilizadores neste fórum: Nenhum utilizador registado e 3 visitantes