Extranxeiros alá e aquí...

Para relatarmos as vivencias vitais dos nosos pais, nais, avós e avoas, eses herois da nosa Emigración...
mariajuana
Mensagens: 562
Registado: segunda, 02 dez 2002, 00:00

Extranxeiros alá e aquí...

Mensagempor mariajuana » quarta, 14 jun 2006, 03:57

Inés Abeijón Cernadas desde Ossining N.Y. EE.UU. envió el siguiente mensaje, el día 20/05/2003, a la lista de FILLOS-L:Cuando sos emigrante, te sentis extranjero porque no estas en tu
tierra.Pero cuando estas en la tierra de tus padres te sentis un poco
mejor, aunque la gente te trate como extranjero.Claro, cuando
emigras a otro país te sientes extranjero, pero si regresas a tierra
de tus padres o abuelos (y por lo tanto tuya también) hay unos
lazos que te unen a ella. Son situaciones diferentes Creo que
debemos considerar otros factores que influyen en nuestra
adaptación al cambio. Como experiencia personal os puedo
contar que llegué a este país cuando tenía 15 años, y aunque
al principio se me hacía difícil entender a la gente y adaptarme
a sus costumbres, con el tiempo acabé integrándome. Tuve que
enfrentarme a la barrera del idioma, el obstáculo más grande
a la hora de comunicarme con la gente, porque aunque siempre
había sacado buenas notas en la asignatura de inglés, al hablar
era casi imposible entenderme. Por otra parte, en lugar donde
fijamos nuestra nueva residencia no había muchos gallegos,
o cual no ayudaba a que nos sintiéramos como en casa.
La edad fué una ventaja para mí, pués eso contribuyó
a que la adaptación fuese más rápida, algo que no ayudó a mis
padres.¿Y que me siento ahora? Pues gallega, yo sigo sintiéndome
gallega ante todo, ya que no por vivir en otro país dejo de ser lo
que soy, pero tampoco me siento extranjera, por muy raro
que parezca. En casa vivimos como si estuviéramos en
Galicia pero fuera de casa soy una más en un país de
extranjeros, porque al fin y al cabo, aquí todos venimos
de algún lugar.En casa celebramos el dia de Galicia y
del Apóstol, pero también celebramos el dia de Thanksgiving,
una fiesta típicamente norteamericana y eso no nos convierte
en estadounidenses. Bueno, esto es solamente una parte de mi
experiencia como emigrante, así que os invito a seguir
compartiendo las vuestras y dejándoos unas cuantas
preguntas más: ¿Pensásteis o pensais en volver a Galicia?
y de ser así.. ¿os iríais a vivir a los pueblos de vuestros
padres y abuelos o a las ciudades más importantes?
¿iríais a vivir a Galicia sin vuestros hijos? Con un poco más
de tiempo, también daré mi opinión.Saludos,
InésAbeijón Cernadas
Son de Esteiro (A Coruña)
Orixe: Esteiro (Muros), Tállara (Lousame) e Bealo (Boiro)
Vivo en Ossining, NY (EE.UU.)
Última edição por mariajuana em sábado, 08 nov 2014, 21:35, editado 1 vez no total.

mariajuana
Mensagens: 562
Registado: segunda, 02 dez 2002, 00:00

Extranxeiros alá e aquí...

Mensagempor mariajuana » quarta, 14 jun 2006, 23:38

Alejandro Nogueiras de Buenos Aires, Argentina, envió el siguiente mensaje, el día 21/05/2003, a la lista de FILLOS-L:A ver cuantos se sienten identificados con esta otra forma de gallego y extranjero a la vez. Yo nací en Buenos Aires y soy la primer generación de argentinos...
Tanto en la familia de mi madre (de Lalin ) como de mi padre (de Celanova ), así que 100 % pura sangre gallega. De chico escuche
todas las historias y cuentos de Galicia, la mayoría de los cuales
ya fueron expuestos es esta rolda, y crecí con la ilusión de algún
día ver esos robles a los que no alcanzan las manos para abrazarlos,
de una carballeira, de ir a las feiras, o a las romerías, de ver
el agua que brota naturalmente entre la tierra, de los hórreos,
el cruceiro y las casas de las aldeas, etc, etc... Yo miraba a
mi alrededor y no había nada de eso, siempre las historias de los indígenas, o los gauchos a caballo, o acaso alguien escucho hablar
de caballos en Galicia, siempre eran os burros o las vacas las que se usaban para trabajar en los campos ). Y a todo esto, cuando
era un chico, mi nombre nunca fue Alejandro, siempre fui el gallego
o el gaita, y muchas veces con cierto tono despectivo, y creo que mis padres lo debieron sufrí aún más. Y cuando tuve la suerte de pisar la tierra de mis padres, si bien también me decían " el americano",
tuve la sensación de estar en el lugar que siempre supe como era,
la forma que la habían contado mis padres y mis abuelos era exacta,
al contrario todos deseando que me quedara. y en cuanto a lo que dice Ines, respecto a vivir en las grandes ciudades o en campo,
mi sueño seria poder vivir donde nacio mi padre, que es en Abola,
en Celanova, una tipica aldea de Galicia,rodeado de verde,
y por supuesto con mi mujer y mis hijos, y poder contarles
las mismas historias que me contaron mis padres cuando era niño,
y no en una gran ciudad, ya que todas las grandes ciudades se parecen
en la locura que genera sobrevivir en ellas. Alejandro Nogueiras
Desde Buenos Aires
Lalin - Celanova
Última edição por mariajuana em sábado, 08 nov 2014, 21:35, editado 1 vez no total.

mariajuana
Mensagens: 562
Registado: segunda, 02 dez 2002, 00:00

Extranxeiros alá e aquí...

Mensagempor mariajuana » quinta, 15 jun 2006, 18:22

Miguel Ángel Mosteiro Rodríguez desde Princeton,New Jersey EE.UU. envió el siguiente mensaje, el día 20/05/2003, a lista de FILLOS-L:Hola a todos. Insertarse en una cultura extraña es muy difícil,
aun en sociedades con muchas similitudes como las Latinoamericanas.
La única manera de que un emigrante sea considerado como
un par, es que adopte totalmente las costumbres, el idioma
(el acento incluido), la idiosincrasia de la gente el lugar,
y porque no, la nacionalidad; y lograr eso en un 100%
es casi imposible. Ahora bien, eso es bueno o es malo?
Hubiera sido nefasto que nuestros abuelos y padres
se hubieran integrado de tal modo a su nuevo ambiente que
hubieran perdido todo rasgo de su origen, no? En Estados Unidos,
un inmigrante del país X, es X-Americano. Dejando a un
lado la apropiación del nombre del continente, parece ser la forma
correcta de dirigirse a quien inevitablemente tendrá rasgos de las dos
culturas. Para los que se quedaron, seguramente hubo algún
sentimiento de abandono. Aunque el inmigrante intente conservar
absolutamente su cultura, la influencia del nuevo ambiente
inevitablemente lo modifica. No es posible que cuando vuelve
de visita lo consideren como un par, simplemente porque
en mayor o menor medida ya no lo es, es distinto. Esto es bueno
por la cultura del lugar. El contacto con otras culturas
es enriquecedor, abre las mentes, facilita el entendimiento
entre las personas, etc Un cordial saludo para todos.
Miguel Angel Mosteiro Rodriguez
Ribadumia+Carrasqueira, Pontevedra.
Naci en: Buenos Aires.
Vivo en: Princeton, New Jersey
Última edição por mariajuana em sábado, 08 nov 2014, 21:35, editado 1 vez no total.

mariajuana
Mensagens: 562
Registado: segunda, 02 dez 2002, 00:00

Extranxeiros alá e aquí...

Mensagempor mariajuana » quinta, 15 jun 2006, 23:52

Sandra Calvetti Otero desde Rosario, Santa Fe, Argentina, envió este mensaje el día 26/5/2003, a la lista de FILLOS-L:Hola amigos!!!!! Después de una ausencia obligada, estaba esperando la
oportunidad para participar y saludarlos!!!!!Y acá estoy, inspirada
por el tema!! Qué me siento? Por empezar quiero aclarar
que no conozco Galicia, con lo cual se estrechan las posibilidades
de saber que se siente allí....Pero... Y aquí ? Comienzo por contarles
a quienes no lo saben, que soy nieta de gallegos por línea materna
y de italianos por línea paterna, nací en Rosario, Sta. .Fe. Argentina...
Sumado a esto, mis abuelos gallegos no recordaban demasiado
de su terra nai, mucho menos la lengua, porque vinieron de dos o tres
años y nunca pudieron volver......Las únicas veces que escuché hablar
a nossa lingua fue en TVG y pude leerla aquí con ustedes... Alguien
me puede explicar por que yo me siento tan cercana a Galicia? Por qué
me baila la sangre con una muñeira, o se me caen las lagrimas cuando
Enrique o alguno de los listeiros habla sobre el entroido, as meigas, y
tantas cosas maravillosas que desconocía? Alguien puede explicarme
por que morriño con el poema de Antonio y su abuelo?
Acaso sea que este amor se lleva en la sangre y se transmite
como el color de pelo o los ojos? Debe ser... Porque yo vivo
en mi patria de nacimiento, Argentina, y SOY GALEGA!!!!!!!
Desde Rosario-Sta.Fe, Argentina - con el corazón en A Pastoriza,
Lugo, Galicia............Sandra Calvetti Otero.
Última edição por mariajuana em sábado, 08 nov 2014, 21:35, editado 1 vez no total.

mariajuana
Mensagens: 562
Registado: segunda, 02 dez 2002, 00:00

Extranxeiros alá e aquí...

Mensagempor mariajuana » sexta, 16 jun 2006, 16:02

José Antonio Rey Rodríguez desde San Pablo, Brasil, envió el siguiente mensaje, el día 22/05/2003, a la lista de FILLOS-L:Hola gallegos, soy José Antonio Rey Rodríguez, nacido en São Paulo, Brasil....mi padre es de Laracha, A Coruña.....me gustarìa dejar mi opinión sobre este tema: a pesar de mi padre ser gallego, mi madre andaluza.... Cada vez que voy a Galicia, me tratan también como extranxeiro....a pesar de ser el único de 26 primos hermanos, que non nació en Galicia, me siento gallego, hay una fuerza que me llama para aquela terra, pero de facto mesinto extranxeiro......Entonces: o que hacer para no sentirse extranxeiro en sua terra ( ode sus ascendientes)
José Antonio Desde San Pablo/Brasil
Última edição por mariajuana em sábado, 08 nov 2014, 21:35, editado 1 vez no total.

mariajuana
Mensagens: 562
Registado: segunda, 02 dez 2002, 00:00

Extranxeiros alá e aquí...

Mensagempor mariajuana » terça, 20 jun 2006, 17:57

Mirta Cumplido Carballude desde Lanús, Buenos Aires, Argentina, envió el siguiente mensaje, el día 14/05/2003, a la lista de FILLOS-L:Me parece interesante lo que plantea Inés, acerca de que demos nuestra opinión. Soy nieta de cuatro abuelos gallegos (tres de ellos de Lalín), por lo tanto de la única manera que puedo sentirme en Galicia "terriblemente conmovida". La emoción surge desde las entrañas y en el fondo, al llegar al lugar donde mis orígenes comenzaron, el sentimiento fue algo imposible de contar con palabras. Pero no puedo juzgar a los gallegos por considerarme extranjera, porque lo soy. No sé qué pasaría si debiera vivir allí, a lo mejor me dolería. En cuanto a los que debieron emigrar, la situación está excelentemente contada en el libro "Mamá" de Jorge Fernández Díaz, donde cuenta la historia de su propia madre, una asturiana que vive aún y siempre soñó con su tierra. Pero lo que explica mejor el tema que tratamos es la historia que allí se cuenta de una pareja de hermanos que volvieron a Asturias. Si no lo leyeron, les digo que vale la pena. En cuanto a lo otro, al sentimiento, quizás algún día me atreva y comparta con ustedes algo que escribí al volver de Galicia, cuando aún tenía en mi ente y en mi corazón las imágenes de todo lo vivido Un abrazo para todos. Mirta Cumplido Carballude
Lanús Bs As
Lalín Pontevedra
Última edição por mariajuana em sábado, 08 nov 2014, 21:35, editado 1 vez no total.

mariajuana
Mensagens: 562
Registado: segunda, 02 dez 2002, 00:00

Extranxeiros alá e aquí...

Mensagempor mariajuana » sexta, 23 jun 2006, 00:23

Antonio José Francisco Rey desde Buenos Aires, Argentina, envió el siguiente mensaje ,el día 24/05/2003, a la lista de FILLOS-L: Hola amigos:
Es notable analizar las experiencias similares que vivimos los gallegos de
la diáspora. Seguramente ellas, y sobre todo nuestro AMOR desinteresado a Galicia han hecho que hoy estemos aquí...Personalmente he vivido las situaciones que comentó Alejandro Nogueiras (de Buenos Aires). Es decir: en la facultad me llamaban el gallego y cuando fui a Galicia, era el americano. Seguramente esto responde a que tenemos mucho de la cultura gallega, y se nota en el lugar donde vivimos. En Galicia, si bien nos reconocen porque somos de la familia, es innegable que nacimos y tenemos mucho de nuestro entorno, y por eso lo de americanos... Por suerte yo he vivido esa dualidad sin demasiados conflictos, ya que nunca he renegado de mi condición de gallego en Argentina, ni de argentino en Galicia. Me he sentido muy bien con mis familiares allá y soy feliz de vivir(dentro de mis posiblidades) mi galleguidad en la otoñal Bos Aires (no es casual que el único libro que publiqué lo haya escrito en gallego). Así como en Galicia hay mucho de América, en América hay mucho de Galicia y aprendí a vivirlo con naturalidad. Nunca olvidaré que cuando fui a la casa-museo de Rosalía de Castro en Iria Flavia (Padrón) encontré un ombú (exponente vegetal de la pampa americana) en sus jardines... me pregunté entonces ¿qué hace aquí este árbol? y pronto descubrí que era una donación de los emigrantes de la Argentina en honor a Rosalía...Hay miles de estos testimonios de uno y del otro lado del océano (pienso aquí en el cruceiro que hay cerca del monumento a Alfonsina Storni en Mar del Plata, Provincia de Buenos Aires)... Es que muchas de nuestras familias se esparcieron por el mundo sin perder la identidad, sólo que en cada país adquirieron características particulares (ayer vi por la TVG el testimonio de una gallega retornada que vivió 45 años en Venezuela y decía que de moza los gallegos se reunían en la Plaza España porque era MUY CHÉVERE...) Creo que encontré la explicación al tema: soy un gallego de la diáspora, y por eso no puedo negar mis dos condiciones. Tengo sangre y costumbres gallegas, pero vivo en América.
Antonio José Francisco Rey
Bos Aires - Argentina
Neto de Muros - A Coruña
antomar@ciudad.com.ar
Última edição por mariajuana em sábado, 08 nov 2014, 21:35, editado 1 vez no total.

mariajuana
Mensagens: 562
Registado: segunda, 02 dez 2002, 00:00

Extranxeiros alá e aquí...

Mensagempor mariajuana » quarta, 28 jun 2006, 02:39

María Rosa Iglesias desde Buenos Aires Argentina, envió el siguiente mensaje, el dia 24/05/2003, a la lista de FILLOS-L:Hermanos :
No puedo dejar de entrar en este debate acerca del sentimiento de
extranjería de los emigrantes y sus descendientes. Como ya lo
hicieron notar algunos de ustedes, tiene 2 aspectos: cómo te
consideran los otros y cómo te sientes tú. Creo que los emigrantes,
por suerte o por desgracia, pertenecemos a 2 mundos.
Recuerden que Antón Avilés de Taramancos habla de la
"saudade revertida" porque cuando el emigrante se convierte en "retornado"tiene saudade de la otra tierra. Les cuento
mi experiencia: Volví a Galicia después de 41 años. Me había
marchado a los 5 años a Bs. Aires y aunque me fascinaba
descubrir ese mundo desconocido y sorprendente (no olviden
que cuando emigra un campesino, la emigración es doble:
del campo a la ciudad y de un país a otro), tenía absoluta
conciencia de que pertenecía a una cultura diferente
y de mi fidelidad a esa cultura. Cuando cumplí el sueño
de regresar a mi aldea comprendí que también ahí yo era
una extraña. Reconocía el paisaje, las costumbres, el idioma.
Pero yo... era una persona formada en una cultura mixta.
Uno puede tomarlo como una desgracia o como una suerte.
Desde lo emocional la emigración implica demasiado
dolor y frustración. No hay palabras para expresar
el desgarramiento. Pero desde la experiencia, el emigrante
forja una personalidad especial, que resulta de la síntesis
de dos corrientes culturales y eso es también, enriquecedor.
No digo que sea deseable. Los contratiempos en la vida
no son deseables, pero son los que templan el carácter,
los que nos fortalecen. La emigración nos fortalece desde
la capacidad de comprensión y apertura a nuevas ideas,
nuevas maneras de observar el mundo y nos da una mayor
comprensión y tolerancia ante la diversidad de las formas de vida.
Cuando uno vuelve, regresa con una apertura mental
y con un desarrollo que nada tiene que ver con renegar
de la propia cultura sino con ampliar los horizontes.
Entonces lo que los residentes de un lugar advierten en el retornado
al nombrarlo distinto, al llamarlo "americano" por ej.,
quizás son esos cambios sutiles, algunas costumbres nuevas, la incorporación de vocabulario desconocido. Pero el que vuelve,
también tiene conciencia de que es diferente por más
que crea que no. Lo dijo Antón Avilés: Non hai regreso, avoa,/ nunca regresa o mesmo home /ao mesmo sitio. Observen: no es el mismo hombre pero el sitio, el lugar, tampoco. Porque por mucho que parezca que la vida en las aldeas es inmutable, ocurren cambios aunque sea mínimos y refieran sólo al paso del tiempo que envejece cosas, personas. Además el que vuelve, capta cosas diferentes porque tiene la percepción cambiada por la experiencia o si les gusta más, los ojos cambiados. A todo esto hay que agregar que Galicia ha sufrido enormes ransformaciones en pocos años y los retornados no encuentran la misma sociedad ni las mismas comarcas. Yo no me sentí en absoluto discriminada cuando volví a Galicia. No parezco gallega porque he perdido mi acento gallego y más de una vez en algún comercio me preguntaron de dónde era y yo dejaba muy aclarado que era gallega aunque criada en la Argentina. Y me trataron con total amabilidad y simpatía. Mi familia me recibió como si me hubiera ido el día anterior. Me mostraban las cosas que no conocía, la cama de soltero de mi padre, la manta de la abuela, el hórreo, la huella de un raposo. Pero de ninguna manera me hicieron sentir extraña. Sin embargo la extrañeza nacía en mí por un sentimiento propio al comprobar que soy de aquí y de allá. Porque fíjense, no es lo mismo decir, "no soy de aquí ni de allá" que decir, con una rotunda afirmación.
"Soy de aquí y de allá". Esa es la compensación a tanto sufrimiento
que hemos tenido los que emigramos.Y bien, quiero decirles que yo pasé por varias etapas durante mi residencia en la Argentina.
En los primeros años yo sentía que "era de allá". Luego, sobretodo
después de mi regreso del único viaje que hice a Galicia, que "no
era ni de aquí ni de allá" lo que me produjo un inmenso vacío interior.
Sentía que me habían despojado de la pertenencia, que jamás
tendría unatierra propia. Pero a medida que fui elaborando eso,
que fui despojándome de mi frustración, y después de leer un hermoso cuento de Galeano que habla de las "2 patrias y las 2 memorias de los gallegos" (si lo encuentro, prometo mandarlo a la rolda), comprendí que yo podía revertir el signo negativo por el positivo y en vez de "no ser ni de aquí ni de allá" asumir el privilegio de "SER DE AQUI Y DE ALLA". A pesar de esa dualidad , si me preguntan cómo me siento, no tengo dudas para responder. ¡ Gallega, gallega, gallega! . Aunque a veces hablando con mis hijos y refiriéndome a los argentinos me incluyo diciendo "nosotros los argentinos", yo nací y moriré gallega porque no es sólo mi cultura, sino mis huesos y mi sangre lo que he sacado de Galicia, es decir, el hecho de haber nacido. y ¡el amor, ese primer amor apasionado de una nieta por el abuelo que jamás volvió a ver! Aunque soy una persona de una extrema racionalidad yo siento que Galicia tiene algo mágico, que me tiene el alma hechizada, no puedo ni quiero! evitarlo porque me parece maravilloso sentir que pertenezco a esa tierra meiga. Respondiendo a tu pregunta Inés, sí quisiera volver a Galicia. Yo iría a vivir a mi aldea, a mi casa que desgraciadamente ya está en ruinas y pertenece a un primo. Nací muy cerca de Santiago así que podría darme el lujo de vivir en mi aldea y estar a 10 minutos de viaje de una ciudad con intensa vida cultural. Durante muchos años y hasta hace muy poco, tuve la secreta esperanza de poder volver, de que mis hijos ya adultos, Me acompañaran. Como yo me divorcié del padre argentino de mis hijos, nunca pude pensar en un proyecto familiar que no estuviera apoyado en la decisión de ellos. Pero están noviando con argentinos descendientes de italianos, así que no me queda chance. Entre la tierra y la familia, una elige a la familia. Alguna vez llegué a fantasear que cuando mis hijos se independizaran.
Iría todos los años a pasar una temporada en mi aldea.
El traspié económico en la Argentina me cortó toda posibilidad material
de realizar esa ilusión. De todos modos sé que la vida da muchas sorpresas y en algún puntito de mi hielo aún titila una estrella...Pero de algo estoy segura: quiero que mis cenizas vuelvan a mi tierra, que germinen en toxos o carballos, quiero volver a ser raíz y fruto en el lugar donde ví la luz primera. Quiero terminar haciendo una referencia al pan de broa que menciona Susa. Me emocionó mucho tu comentario porque me hizo recordar el rostro de mi madre cuando lo mencionaba. Ella intentó hacerlo en Bs. Aires pero decía que no salía igual porque la harina de maíz tiene otro molido, es más áspera. Mi madre moría por comer pan de broa. A ella no le recordaba la pobreza sino la felicidad de pertenecer. No tuve la alegría de probar el pan de broa cuando volví, pero lo intentaré la próxima vez. Yo nunca había reparado en esa particularidad de mi madre de poner trozos de pan en el café con leche y comerlo con fruición, pero lo recordé cuando leí el libro de Antonio Rey. Era algo tan normal para mí que no tenía nada de especial y ahora me doy cuenta de que el pan de trigo era un lujo que por fin podía disfrutar -¡y cuánto!- en Bs. Aires. Y ningún bizcocho ni galletita era más rico que el pan de trigo. Pero el pan de broa que ella evocaba era aún más rico porque su sabor y olor y color pertenecían por partes iguales al mundo material y al emocional.
Un gran saludo para todos.
María Rosa
Desde Bs. Aires
Gallega de Sgo. de Compostela
Última edição por mariajuana em sábado, 08 nov 2014, 21:35, editado 1 vez no total.

mariajuana
Mensagens: 562
Registado: segunda, 02 dez 2002, 00:00

Extranxeiros alá e aquí...

Mensagempor mariajuana » quinta, 29 jun 2006, 03:03

Inés Abeijón Cernadas desde Ossining N.Y. (EE.UU.) envió el siguiente mensaje ,el día 30/05/2003, a la lista de FILLOS-L:¿Que podemos facer? Non sei se haberá unha fórmula que se axeite.
Ou poida ser aplicada a tódalas situacións, pero penso pode ser
sinxelo se no-lo propoñemos. Penso que o máis importante e
mantelas nosas costumes, a nosa cultura porque nós somos o que
somos gracias ao legado que nos deixaron. Unha persoa sen raíces
non é nada, e coma un caderno sen nada escrito, valeiro. Pero
debemos lembrar que se vivimos nun país que non é o noso temos
que convivir con outra xente que tamén leva consigo as súas raíces,
polo que debemos respetar e tolerar o de cada ún se queremos que respeten o noso. Esa é a base, na tolerancia e na boa convivencia,
porque nun lugar onde hai boa convivencia non se pode, penso eu,
sentir un fora de lugar.
Inés Abeijón Cernadas
Son de Esteiro (A Coruña)
Orixe: Esteiro (Muros), Tállara (Lousame) e Bealo (Boiro)
Vivo en Ossining, NY (EE.UU.)
Última edição por mariajuana em sábado, 08 nov 2014, 21:35, editado 1 vez no total.

mariajuana
Mensagens: 562
Registado: segunda, 02 dez 2002, 00:00

Extranxeiros alá e aquí...

Mensagempor mariajuana » quinta, 29 jun 2006, 18:20

Inés Abeijón Cernadas desde Ossining N.Y. (EE.UU.) envió el siguiente mensaje, el día 30/05/2003, a la lista de FILLOS-L:Tengo una hija universitaria, que no creo pueda desarrollar allí su carrera.
Es mi única hija, está soltera y no podría separarme de ella.
No me sorprenden vuestras respuestas y saber que no os marcharíais a Galicia dejando atrás a vuestros hijos. Esas mismas palabras las escucho una y otra vez cuando sale el tema en las conversaciones de mis vecinos gallegos en Nueva York. En nuestra familia la situación es todo lo contrario. Mis padres piensan regresar dejándonos aquí aunque nadie se lo cree. Muchas veces les preguntaron si se irían sin nosotros y ellos, sin pensárselo dos veces, enseguida responden "mañana mismo". Además dicen que se van tranquilos porque ya somos mayores de edad y debemos saber lo que hacemos. Y cualquiera que lea esto puede pensar "a los padres de Inés no les importan los hijos"... porque todavía no sabéis la razón que hay detrás de su respuesta... y es que mis padres están totalmente convencidos de que nosotros, antes del retiro, vamos a regresar también.—
Inés Abeijón Cernadas
Son de Esteiro (A Coruña)
Orixe: Esteiro (Muros), Tállara (Lousame) e Bealo (Boiro)
Vivo en Ossining, NY (EE.UU.)
Última edição por mariajuana em sábado, 08 nov 2014, 21:35, editado 1 vez no total.


Voltar para “Historias da nosa emigración”

Quem está ligado:

Utilizadores neste fórum: Nenhum utilizador registado e 2 visitantes