Héroes y Villanos

Para falarmos de calquera tema político fóra de Galicia ou Hispanoamérica: guerras, relacións internacionais, imperialismo, mundialización...
esteirana
Mensagens: 238
Registado: quarta, 13 fev 2002, 00:00

Héroes y Villanos

Mensagempor esteirana » sábado, 20 mar 2004, 08:23

Mensaxe recibida en contacto@fillos.org
*************************************

Héroes y villanos.

En el mundo no hay héroes ni villanos, cada uno actúa según sus circunstancias, es así como nacen los personajes históricos independientemente del adjetivo que la historia les otorgue. Como siempre, depende de la perspectiva. Aún hoy recordamos y sufrimos las consecuencias de un 11 de septiembre. Fecha en la que unos cuantos hombres de severa fe dieron su vida para ganar el cielo de Alá matando, en su búsqueda del paraíso, a miles de ?infieles?. Pudimos ver como una creencia en una verdad tan plausible como su contraria llevó a miles de nuestros semejantes a una muerte trágica.

Hoy tenemos la experiencia más cercana de un 11 de marzo donde, todavía no sabemos quiénes ni por qué, han asesinado a cientos de personas y herido a muchas más. Lo que sí podemos decir es que tuvieron una razón que a sus ojos justificaba la masacre. Obedecieron a una verdad, su verdad. Una creencia que, sea cual sea, no parece justificar ninguna masacre. Sin embargo, por ilógico y contradictorio que parezca fueron fieles a su razón. Y como buenos kantianos la convirtieron en una máxima universal de la cual el escape es difícil.

Entonces podemos preguntarnos, ¿cuál es la verdad?, ¿la de los terroristas?, ¿los distintos líderes religiosos o políticos?, ¿la mía? Se nos pueden presentar varias respuestas pero, puestos a analizarlas veremos cuan poco convincentes resultan. Lo más fácil sería pensar que somos nosotros, individuos comunes quienes poseemos la verdad. Aquellos que pensamos como ?la mayoría? o como ?todos?. Esa ?mayoría? y ese ?todos? tan carentes de sustancia como de significado. ¿Cuál es la mayoría? En el Medio Oriente quizás sea la gente a favor del régimen de personajes como Husein, en el Lejano Oriente la mayoría sin duda será otra y su visión de los hechos muy diferente, entre los cristianos la verdad será otra, eso sin ponernos a dividir entre las diferentes iglesias cristianas, lo cual nos llevaría a acuerdos todavía más complicados. La mayoría puede ayudarnos a conseguir un consenso local pero difícilmente nos ayudará a alcanzar la verdad. Pensar en la posesión de la verdad, dadas las circunstancias, parece atroz e incluso contradictorio.

Obviamente al tipo de verdades que nos estamos refiriendo no son de todo tipo. Siempre podremos demostrarle a alguien que el producto de la suma de tres y dos es cinco. Aunque contra nuestras percepciones, podemos demostrar que la tierra no es plana sino elíptica. Y en general no podemos negarnos a creer en lo demostrable o evidente a pesar de que en ocasiones lo evidente no lo es tanto, como la forma de la tierra. El tipo de verdades a las que nos referimos son quizás más importantes para todos nosotros que el hecho de que la tierra sea plana o la gravedad, éstas son las ?verdades? teóricas en sus diferentes modalidades. Son ese conjunto de certezas que configura nuestro modo de pensar, de vivir y en general la mayoría de nuestros actos. Para un no católico el domingo siempre será diferente al de un practicante mientras que para el católico la visión de un sábado será muy diferente a la de un judío. Son este tipo de certezas a las que me refiero y no son todas necesariamente de corte religioso. Son certezas que pueden ir desde la designación de un mejor equipo de fútbol hasta, cuál es el mejor modo de gobierno o el partido político más conveniente de elegir en un determinado país. En todas o casi todas podemos llegar a un consenso mediante una votación sin embargo ya vimos que la ?mayoría? no es criterio para elevar una idea al conjunto de verdades.

Así, solemos tener algo en común. Nos solemos encontrar entregados a certezas que calificamos como verdades. Ideas muy diversas y muchas ocasiones contradictorias incluso en una misma persona, incluso dentro de un mismo conjunto de verdades a las que a partir de este momento habrá que denominar más bien certezas puesto que, por lo visto, no podemos confiar mucho en la veracidad de tales. Ya nos lo menciona Saramago en un artículo escrito especialmente para el otro famoso día 11 titulado El ?Factor Dios? Donde nos plantea si en verdad el Dios Cristiano y Alá estarán en semejante pugna y si en verdad se sentirán orgullosos de las masacres organizadas por sus fieles. Y, en el peor de los casos, si vale la pena creer y obedecer los preceptos de dioses de semejante temple.

Es bastante delicado hablar de estas certezas. Ninguno o muy pocos estamos dispuestos a abandonar esas razones aparentemente absolutas en las que basamos nuestra vida y consideramos verdades sobre todo lo demás. Sin embargo siempre estamos dispuestos al cambio de opinión por parte del otro, es decir, a que sea el otro quien salga de su ?error? para compartir nuestra ?verdad?. Verdad en ocasiones tan contradictoria como defender la ?paz? y la ?libertad? con la guerra y la opresión.

Si bien, no es necesario, es decir, no es una verdad absoluta; la historia nos sigue presentando una lección que no logramos entender; la violencia genera violencia. No podemos exigir respeto siendo irrespetuosos. No podemos pedir paz a quien estamos bombardeando. No si deseamos algo de congruencia entre nuestros actos y nuestras peticiones. No podemos pedir a alguien de crédito a nuestras certezas sino estamos dispuestos a aceptar la plausibilidad de las suyas. No queramos imponernos y destruirnos, queramos completarnos y crecer.


Mikel de Ferro

Voltar para “Política internacional”

Quem está ligado:

Utilizadores neste fórum: Nenhum utilizador registado e 3 visitantes